Si aún no eres consciente, ha llegado el momento de preparar y posicionar tu negocio para la mayor disrupción de tu negocio desde Internet. Es el momento de prepararlo para la gran transición, el impacto en la economía procedentes de redes distribuidas, es decir, las redes sin una autoridad central.
Se le ha llamado "La Revolución Silenciosa", y a veces, también "La Segunda Revolución Digital". Pero yo prefiero llamarla "La revolución de los Pares".
Durante los últimos cinco a diez años, diferentes fuerzas procedentes de diferentes orígenes están empujando en la misma dirección: la habilitación de la población ("pares") para la creación de nuevos tipos de organizaciones que no dependen de las estructuras centrales.
Estas nuevas organizaciones están utilizando sus estructuras distribuidas, ligeras, ágiles, y abiertas, con el fin de crear una ventaja competitiva frente a las empresas dominantes los sectores más clásicos, como las financieras o las energéticas.
"La Gran Recesión", y sobre todo el siguiente periodo de recuperación macroeconómica, han mostrado que el mecanismo de transmisión entre la riqueza del país y el bienestar de los ciudadanos se ha roto, lo que nos ha llevado a un periodo de la desigualdad sin precedentes.

1 La evolución de la producción de pares basada en los comunes (CBPP) hacia las redes de valor abierto (OVN).

La producción de pares basada en los comunes, o "commons-based peer production (CBPP)", en inglés, iniciada alrededor del sector informático, organiza la producción en torno a la descentralización, la colaboración y la no propiedad. Wikipedia y Fablabs son unos de los primeros ejemplos de la CBPP. Se ha dicho que la CBPP funciona más allá de los límites de la economía de mercado, ya que, la mayoría de las veces, se crea valor social a través del trabajo voluntario, o se basa en transacciones no comerciales. Pero la CBPP fue también la semilla de la economía colaborativa. Y, aunque la economía colaborativa actual está muy lejos de los principios de colaboración y no propiedad, lo que sí ha quedado demostrado es que hay una gran demanda de transacciones "peer-to-peer".
Sin embargo, hemos visto en los últimos años como la CBPP está evolucionando hacia un nuevo tipo de organización, las redes de valor abiertas, o "open value networks (OVN)" en inglés. Las OVN se basan en cuatro principios fundamentales para la creación de valor: la transparencia, el acceso libre, la gobernanza horizontal, y la descentralización. Sensórica, en Montreal, o Enspiral, en Auckland, son dos ejemplos de OVNs.

2 La evolución del cooperativismo: el cooperativismo abierto y el cooperativismo de plataforma.

Desde su inicio hace 170 años, el cooperativismo ha sido puesto frecuentemente en cuestión como una forma efectiva de organización para competir con las empresas privadas convencionales, propiedad de inversores. Aunque hay casos exitosos procedentes del cooperativismo, esta forma de organización no ha llegado a ser dominante.
Sin embargo, durante los últimos años, hemos visto el surgimiento de dos movimientos diferentes pero complementarios dentro del mundo cooperativo. Por un lado, el * cooperativismo abierto * ( "open cooperativismo", en inglés), crítico con aquellas cooperativas que, después de años de contacto con el capitalismo, fueron empapadas en mentalidades competitivas y mecanismos de toma de decisiones no participativos. El cooperativismo abierto se basa en modelos orientados hacia el bien común, en el que todas las partes son incluidas en el gobierno, y se organizan socialmente desde un punto de vista global.
Por otra parte, hemos visto un movimiento hacia la convergencia entre las cooperativas y las prácticas de la economía colaborativa. El cooperativismo de plataforma ("Platform cooperativismo" en inglés) nació como una alternativa para transformar las plataformas centralizadas de la economía colaborativa actuales con sistemas más democráticos de gobernanza, procedentes del cooperativismo; y una alternativa para transformar las cooperativas con la adopción de la tecnología para la gestión de sus actividades, y el desarrollo de nuevos modelos de colaboración.

3: Organizaciones basadas en Blockchain: las DAO

Blockchain ofrece un registro inmutable, transparente, y distribuido de transacciones. Se ejecuta en redes distribuidas que permiten tomar decisiones en base a un mecanismo criptográfico de consenso. Blockchain normalmente se ve como la próxima generación de Internet. Y, como ocurrió antes con Internet, hay una visión idealista unida a su naturaleza distribuida. Esta naturaleza distribuida implica que los sistemas basados ​​en Blockchain no requieren de una organización centralizada que inspire confianza. Si lo pensamos bien, los libros mayores juegan un papel decisivo en el capitalismo. Los usamos para hacer un seguimiento de la identidad, de la propiedad, los contratos firmados, y para todo tipo de transacciones. Actualmente utilizamos las organizaciones centralizadas para saber quién es dueño de qué, y qué valores fueron negociados y cómo. Estas organizaciones son instituciones públicas, bancos, algunas empresas.
En 1994, Nick Szabo creó el término "contratos inteligentes" ("smart contracts", en inglés) para referirse a "un programa que ejecuta términos de un contrato". Lo que los contratos inteligentes permiten es el establecimiento de relaciones estructuradas entre las partes sin la necesidad de un intermediario de confianza. En otras palabras, los contratos inteligentes que se ejecutan en un sistema como Blockchain permiten distribuir la gobernanza.
Blockchain permite entonces utilizar la red distribuida para ejecutar transacciones sin la necesidad de disponer de las autoridades centrales que proporcionan confianza, y para generar y aplicar reglas para la gobernanza de nuevos tipos de organizaciones.

Una gobernanza con nuevas reglas

Si tenemos en cuenta estas tres fuerzas todas juntas, lo que tenemos es la referida revolución de los pares:

  • Un movimiento hacia la transparencia, la descentralización, la colaboración, y el establecimiento de tipos de gobernanza más democráticos, provenientes tanto del mundo del código abierto y el cooperativismo.
  • Una tecnología (Blockchain) que lo hace posible.
  • Una demanda e interés demostrados de los usuarios, el desarrollo de los servicios peer-to-peer.

Pero, con todo esto dicho, todavía hay algo que se suele olvidar cuando se trata de sistemas distribuidos:

El gobierno de los sistemas distribuidos no es fácil, y siempre es más difícil que el gobierno de los sistemas centralizados.

Esta revolución de pares está causando una disrupción P2P. Nuevas organizaciones se crean para proporcionar el mismo servicio que las empresas tradicionales, pero bajo el entorno de la nueva tecnología. Pronto veremos cómo se crean nuevos modelos de negocio y nuevas aplicaciones que hoy no podemos ni imaginar.

Pero hay una necesidad de sistemas de gobernanza que vayan más allá de la gobernanza de las organizaciones de nueva creación. Necesitamos una nueva gobernanza para los nuevos mercados que están por venir.

Esto es lo que Kedia está desarrollando durante este 2017.

Si te suena interesante, no dudes en ponerse en contacto con nosotros!